Reseña de Myriam Z. Albéniz

A modo de balance personal tras mi participación en la tercera edición del Festival LPA Confidencial, manifiesto a través de estas líneas mi profundo agradecimiento a su equipo organizador, por permitirme vivir esta gratificante experiencia colectiva compartiendo mi pasión por las palabras, las imágenes y las historias que conforman un género siempre actual. 

La mesa redonda que tuve el honor de moderar, “Víctimas de ayer y de hoy”, se desarrolló en una atmósfera de complicidad, libertad y participación, donde los autores Gerardo Pérez y Concha de Ganzo pudieron hablar con total libertad de sus obras más recientes e ilustrarnos acerca de su técnica de escritura y sus afectos literarios y cinematográficos.

Fue, además, una ocasión de oro para homenajear a mi queridísimo amigo Alexis Ravelo, cuya inmensidad humana y artística permanecerá para siempre en mi corazón.

Estoy plenamente convencida de que certámenes como LPA Confidencial resultan hoy más imprescindibles que nunca, pues se alzan como foro de debate, intercambio de pareceres, gestación de proyectos y vía de convivencia intergeneracional. En ese sentido, confío en su plena consolidación nacional e internacional como referente del género negro, de tal manera que beneficie culturalmente, no sólo a sus organizadores y participantes, sino a la sociedad en general, a la maravillosa ciudad de Las Palmas de Gran Canaria y a todo nuestro extraordinario archipiélago.

Ir al contenido